Seleccionar página

Dignamente

El silbato había dado ya la señal pero ella debía preservar su dignidad. Mantuvo el paso, sin correr, nadie podría decir que se marchaba corriendo de una ciudad que le había sido hostil desde el principio. Cruzó la estación con elegancia y llegó hasta el andén. Al...

Desplumado

—Esta vez no erraré el tiro. —Alfonso lanzó el último dardo. —Has perdido —se jactó Pedro —te he desplumado de nuevo. Págame, es tarde y me voy a dormir, la pesada de mi mujer llega mañana y tendré que levantarme pronto. Alfonso lamentó en voz alta su derrota y sacó...

LA VÍCTIMA PERFECTA

Esta vez no erraré el tiro. —Pensó Susana acercándose hacia el joven que acababa de aparcar el Ferrari delante del concurrido Casino de Mónaco. —¿Eres de aquí? —Le abordó insinuante. —No, acabo de llegar. ¿Te puedo ayudar? —El sonriente joven la miró de los pies a la...